miércoles, 8 de abril de 2009

IDEAS CONTRACORRIENTE



En un proceso de selección de personal para trabajar en relaciones públicas de una empresa multinacional, se le hizo la siguiente pregunta a tres candidatos:

" ¿QUÉ LE GUSTARÍA QUE DIJESEN DE USTED EN SU VELATORIO? "

El 1º candidato dijo:
- Que fui un gran médico y un muy buen padre de familia.

El 2º candidato dijo:
- Que fui un hombre maravilloso, excelente padre de familia, y un profesor de gran influencia en el futuro de la juventud.

Y el 3º candidato dijo:
- Me gustaría que dijesen: -!coño MIRA, SE ESTÁ MOVIENDO...!" Esto es Optimismo... Fue contratado.

Optimista - Persona que tiende a ver y juzgar las cosas en su aspecto más positivo o más favorable es.wiktionary.org/wiki/optimista

La experiencia nos dice que los pesimistas son serios, realistas y menos dados a desilusionarse por la vida. Los optimistas, en cambio, son ingenuos y por ello más propensos a ser sorprendidos por las malas noticias. Además los pesimistas son pensadores profundos y bien informados mientras que los optimistas son superficiales y no entienden bien lo que está pasando...

Teniendo en cuenta este handicap que sufrimos los optimistas, sin contar con la incesante avalancha de malas noticias que a diario nos abruman, lo más fácil y seguro sería escribir un artículo explicando por qué el mundo está muy mal y por qué lo que viene será aún peor. Sería un granito de arena para reforzar el ambiente pesimista que nos invade como una lúgubre anticipación de lo que viene.

Sin embargo, a contracorriente de lo que se ve y se oye, analizaremos CINCO RAZONES PARA SER OPTIMISTAS, (informe21.com03-FEB-09) pero hay muchas más...

1. LOS INFARTOS AYUDAN A CAMBIAR HÁBITOS. Nada mejor para dejar de fumar que un buen infarto, especialmente si se sobrevive, Un buen susto. La economía mundial ha sufrido un doloroso infarto. Sufrirá mucho, pero al salir de la crisis se verá obligada a adoptar hábitos más sanos y sostenibles. Se rebalanceará el equilibrio entre el Estado y el mercado, entre la iniciativa privada y las instituciones públicas; se controlarán algunos excesos financieros e inmobiliarios y se corregirán las distorsiones macroeconómicas. La dieta será muy dura y el paciente seguirá débil por un tiempo. También caerá en la tentación de volver a fumar y comer mal. Pero tener el infarto en mente moderará el riesgo de que retome las malas costumbres que casi lo matan.

2. RENOVACIÓN POLÍTICA. Si 2008 fue el año del crash económico, el del crash político será el 2009. Algunos gobiernos caerán, otros se debilitarán y casi todos tendrán que cambiar su manera de hacer las cosas para responder al inmenso descontento social causado por la crisis económica. Algunos responderán refugiándose en el autoritarismo y el populismo.Pero en otros países se abrirán posibilidades de cambios políticos positivos que no hubiesen sido posibles sin la crisis.

3. NUEVOS LÍDERES. Y no sólo Barack Obama, aunque él es evidentemente el primer ejemplo que viene a la mente. Y su caso y su historia motivarán a otros, en todas partes. En general, la crisis le va a hacer la vida más difícil a quienes han estado a cargo de países, partidos políticos, empresas privadas, universidades, medios de comunicación u otras instituciones, y va a abrir puertas y a facilitar el ascenso de sucesores con ideas nuevas y ganas de trabajar por su país y las personas.

4. MÁS INNOVACIÓN QUE NUNCA. “Nunca antes en la historia ha habido tantos innovadores como ahora. La cantidad de gente que está creando nuevas maneras de resolver nuestros problemas no tiene precedentes” (E. Phelps Nobel de Economía 2006) Según Paul Laudicina, presidente de A.T. Kearney Consulting, “estamos al comienzo de una oleada de profundos cambios tecnológicos que crearán una nueva revolución en la productividad y mejorarán la calidad de vida de todos. Contaremos con posibilidades ahora inimaginables”.

5. MÁS GENEROSIDAD QUE NUNCA. El mundo vive una explosión de solidaridad con los más necesitados. En todos los países proliferan organizaciones cuya misión es ayudar a otros. Gracias a Internet, la filantropía se ha democratizado y globalizado. Esta tendencia es reforzada por una creciente intolerancia, especialmente entre los jóvenes, hacia la desigualdad, la injusticia y la discriminación. La crisis aumentará las necesidades y las emergencias sociales y estimulará a muchos a hacer algo por los demás. Esta tendencia irá acompañada de un crecimiento en la espiritualidad y en la búsqueda de valores.



No será complicado para los pesimistas explicar por qué cada una de estas 5 razones va a tener efectos negativos: La crisis matará a muchos y el paciente no cambiará sus malos hábitos. Los viejos líderes no se dejarán quitar el poder, las nuevas tecnologías también tendrán efectos nocivos y la filantropía nunca ha podido resolver los problemas del mundo. Quizás... desde luego, buscar pegas es muy sencillo.

Alguien dijo que la peor mentira es la media verdad, y aunque sin duda no es un camino fácil y muchos de esos efectos negativos son reales, los efectos positivos que se conseguirán también lo son.


Lo difícil es buscar razones válidas para ser optimistas. Difícil, sí, pero indispensable.

Intentémoslo. Hay razones para el optimismo.

La crisis va a propiciar una catarsis; un tratamiento de purificación necesario para recuperar una sociedad enferma de consumismo, egocéntrica y materialista . A grandes males, grandes remedios y aunque todavía nos falta perspectiva, todo será para bien.


Te dejo la "Canción Optimista" de Indras


Saludos y…trata de ser optimista aunque te encuentres en la peor de las situaciones

21 comentarios:

Amanda dijo...

Fuera de las estadísticas te confieso que al menos somos treinta millones y un optimistas.
A pesar de que los otros casi catorce millones hagan más ruido.

Gracias por la entrada-ginseng.

ROSTAM dijo...

Gracias Amanda por incorporarte al grupo de los optimistas. Necesitamos gente como tú.

Bienvenida al blog y hasta pronto.

Aaoiue dijo...

Rostam, te presento a Amanda Amata, una de mis amadas. Es un cielo y tengo el honor de habértela acercado yo (aunque nada más fuera a través del enlace que te tengo puesto como una vela en mi blog). Un placer.
Le he enviado el chiste del entierro a mi jefe, que es médico.
Que tengas una buena Semana Santa.

ROSTAM dijo...

Amiga Aaoiue,

Si viene de tu parte, Amanda tiene que ser estupenda.

Te deseo también una feliz Semana Santa.

Un abrazo

Sarinha dijo...

Es genial ser optimista, pero hasta cierto punto, porque hay que saber ver el peligro no sea que nos pille una catástrofe con la sonrisa estúpida en la cara. Yo distinguiría entre el pesimismo, el optimismo y el realismo. El estado más equilibrado es el realista, saber diferenciar cuando algo es bueno y cuándo malo.
Un besito!!

ROSTAM dijo...

Hola Sarinha.

Un optimista no es un inconsciente, debe tener los pies en el suelo, pero intenta descubrir siempre los aspectos positivos de las cosas, aunque a veces no sean muy visibles.

Por eso creo que el ideal, al que sin duda, tú y yo nos apuntamos es al optimismo realista.

En este sentido el optimismo es esperanza, una fuerza necesaria para superar las dificultades.

El optimista que no vea la realidad corre un alto riesgo de estrellarse y lo peor es la cara que se le queda... con "la sonrisa estúpida" que dices tú.

Besinhos

Markos dijo...

Percepción realista para hacer un tratamiento pesimista con una actitud optimista.
Salu2

ROSTAM dijo...

Qué tal Markos,

La percepción ciertamente realista, el análisis posiblemente pesimista, y la solución necesariamente optimista.

Creo que una cosa no quita la otra, y el ejemplo del infarto puede ser válido, como cualquier enfermedad grave; Análisis de la Síntomatología, Acertar en el Diagnóstico y Proceder al Tratamiento.

un Saludo, Saldrás de procesión?

Markos dijo...

No necesito soportar atascos para acercarme a la playa...aunque supongo si te refieres a la que se lía en las calles, evidentemente tampoco. Que las disfrutes.

Salu2

Amanda dijo...

Si se quiere ver peligro en las cosas, éste de una u otra forma hallará el modo de materializarse. La creencia precede a la experiencia y se manifiesta en la circunstancia: sólo soy lo que creo que soy.

El único realismo es el pesimismo o el optimismo con el que se elige ver lo que hay, que no es ni "malo" ni "bueno" sino que simplemente es.

Y si la catástrofe llegare, qué mejor modo de recibirla que con la sonrisa puesta, asumiendo la cuota de responsabilidad colectiva que tocare por haber contribuido a materializarla.

Los afables elogios resultan gratos, aunque confieso con honestidad que no poseo yo nada que no sea patrimonio de lo humano.

En realidad tampoco sería posesión, pues yo tan sólo elijo beber de una fuente que está al alcance de todos.

Un abrazo amigo.

ROSTAM dijo...

Hola de nuevo Amanda,

Tanto el pesimismo como el optimismo aportan el componente subjetivo a la realidad. La forma cómo ésta nos afecta individualmente.

Si nos alejamos de la realidad en esa interpretación personal, no estaremos siendo realistas, y por tanto nuestro comportamiento será equivocado, tanto si es pesimista como optimista.

Un saludo

Max Birrax dijo...

Un pesimista es un optimista bien informado. ;)

J**** contigo... así que un buen infarto te ayuda a dejar de fumar, ¿eh? :D

¡Saludos!

ROSTAM dijo...

Hola Max Birrax,

Un pesimista es un realista bien informado no fumador y recién infartado ;P

Un optimista es un realista fumador peor informado que observa a su amigo pesimista no fumador y recién infartado xD

Que pases unas Felices Pascuas

Necronomicón.net dijo...

Un optimista es el que cree que todo tiene arreglo. Un pesimista es el que piensa lo mismo, pero sabe que nadie va a intentarlo. Creo que es de Perich.

Así que por no variar, para ninguno de los dos. Se puede ser las dos cosas a días alternos o no. Dudo que mantener una postura constante y perpetua en cualquiera de los dos casos sea una cualidad humana. Creo.

ROSTAM dijo...

Amigo Necronomicon.net

Cierto que ser optimista o pesimista permanentemente debe de ser agotador y frustrante.

Ambos componentes deben de estar equilibrados para ser realista y feliz...pongamos un 65% de optimismo, un 30% de pesimismo y un 5% de fatalismo nihilista.

También el realismo queda muy bien con un 20% de sano idealismo.

Un abrazo

Markos dijo...

Yo de realista poco, soy más bien atlético (de madrid, por discutir)

Salu2

ROSTAM dijo...

Markos,

Ser del Atleti es lo mejor que se puede ser en esta vida. Me refiero naturalmente al Club Atlético Osasuna

A mí tampoco me gusta ser realista, y ahora que vamos abandonando el infierno, vemos el futuro con cierto Optimismo.

Saludos cordiales

rufus dijo...

En una ocasión leí una cita que estimo oportuna: "Todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado; está fundado en nuestros pensamientos y está hecho de nuestros pensamientos". Compartir esta opinión fuerza a ser optimista si pretendemos salir del agujero, ¿no os parece?.

ROSTAM dijo...

Hola Rufus, qué alegría!!

Buda tenía razón sobre el valor de los pensamientos, o mejor dicho de la reflexión, sobre la experiencia personal y las conclusiones y propósitos que se derivan son una buena base pero la única para ser pesimista u optimista.

Pero en mi opinión lo que nos hace ser pesimista u optimista es la previsión de futuro apoyado no sólo en la experiencia personal, sino en otros valores, como la confianza en otros,o en Dios, la intuición, signos externos, etc...

El pesimismo o el optimismo no son valores seguros de futuro, pero ya puestos, compensa intentar ser positivos.

Un abrazo muy fuerte

Necronomicón.net dijo...

Discrepo con tu permiso:

Lo mejor que se puede ser en la vida es ser del Real Betis Balompié (mirando a la bahía o no).

ROSTAM dijo...

Amigo Necronomicón.net

Ser hincha del Real Betis Balonpié es un caso muy bonito de optimismo, sólo comparable a los seguidores del legendario Alcoyano.

Por cierto, he oído que hay jeques árabes interesados en comprar el Betis para poner un pie deportivo en Al Andalus . Los petrodólares siempre dan muchos ánimos, "manque pierda".

Un saludo muy afectuoso.