viernes, 5 de diciembre de 2008

DIÁLOGO PRENATAL



Se ha comprobado que el diálogo prenatal condiciona el vínculo afectivo que une a madre e hijo, que se inicia antes del nacimiento y completa a lo largo de la vida. Una íntima conversación sin palabras que beneficia profundamente a la madre y al feto, y se crea como un entendimiento "cómplice" de las necesidades mutuas.


La técnica de la neuroimagen permite esclarecer los procesos emocionales que unen a la madre con su hijo. Por ejemplo, con tan solo quince días de vida el embrión es capaz de reducir el estrés de la madre mediante la desactivación del cortisol, una de las hormonas que lo favorecen, y en el feto se desarrolla al mismo tiempo lo que los científicos denominan "el vínculo del apego"



A continuación el primero de una serie documentales de National Geographic con imágenes reales y animación en 3D verdaderamente impresionantes.






El cerebro de la mujer en estado de gestación libera la hormona de la confianza y desactiva la del estrés, según un informe de la Universidad de Navarra. Para más información consultar http://www.unav.es/noticias/060608-03.html Dra. Moratalla.

4 comentarios:

Max Birrax dijo...

Estooo, perdona Rostam, quizás lo esté ententiendo mal, pero no me cuadra lo de "monosílabos y gruñidos, propio de la adolescencia".

Los vídeos, muy buenos, el milagro de la vida visto en directo y en menos de 4 min.

¡Saludos!

ROSTAM dijo...

Max Birrax, Cierto que soy demasiado sarcástico en el comentario.

Al mismo tiempo creo que a menudo la conversación de lo/as adolescentes con sus padres no son demasiado fluidas ni gratificantes. Posiblemente esté equivocado.

Por otra parte llevo una semanita demasiado estresada. Espero volver al estado optimista en unos días y recuperar el ánimo en la blogosfera, con buena gente como tú.

Un abrazo

Max Birrax dijo...

:D Vale, ahora sí, es que a veces soy un poquito obtuso. :(

Espero que esa mala racha termine pronto, si necesitas algo, ya sabes...

¡Un abrazo!

ROSTAM dijo...

Amigo Max Birrax. Uno de los alicientes de la blogosfera es encontrarme gente como tú. Gracias.

Y ya has visto que he rehecho el artículo. Eres una buena influencia.

Un abrazote