miércoles, 29 de octubre de 2008

MI VIDA DESPUÉS DE MÍ







Encontramos el sentido verdadero de la vida en la certeza de que tenemos que morir. La muerte está de continuo en nuestras vidas rozándonos, pero un día nos tocará. Es una certeza incómoda, pero entonces, las cosas, los acontecimientos y las personas cobrarán su valor real, y preparándonos de alguna manera para ese paso, recuperaremos la paz.

Se atribuye a García Márquez, que padece un cáncer linfático, una conmovedora carta de despedida a sus amigos... en cualquier caso, es una reflexión muy profunda de alguien que hace balance de ese corto periodo de tiempo que se llama "vida"



"Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo y me regalara un trozo de vida, posiblemente no diría todo lo que pienso, pero en definitiva pensaría todo lo que digo.

Daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan.

Dormiría poco, soñaría más, entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos, perdemos sesenta segundos de luz.

Andaría cuando los demás se detienen, despertaría cuando los demás duermen.

Escucharía cuando los demás hablan. Y cómo disfrutaría de un buen helado de chocolate!

Si Dios me obsequiara un trozo de vida, vestiría sencillo, me tiraría de bruces al sol, dejando descubierto, no solamente mi cuerpo sino mi alma.

(...) A los hombres les probaría cuán equivocados están al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse!

A un niño le daría alas, pero le dejaría que él solo aprendiese a volar.

A los viejos les enseñaría que la muerte no llega con la vejez, sino con el olvido.

Tantas cosas he aprendido de ustedes, los hombres...

He aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada.

He aprendido que cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño, por vez primera, el dedo de su padre, lo tiene atrapado por siempre.

He aprendido que un hombre sólo tiene derecho a mirar a otro hacia abajo, cuando ha de ayudarle a levantarse.

Son tantas cosas las que he podido aprender de ustedes, pero realmente de mucho no habrán de servir, porque cuando me guarden dentro de esa maleta, infelizmente me estaré muriendo."





Aparte de la reciente "Ahora o nunca" (The Bucket List) interpretada por Jack Nicholson y Morgan Freeman, quiero recomendaros dos películas estupendas sobre el tema; "Mi Vida sin mí" (2003) http://www.decine21.com/Peliculas/Mi-vida-sin-mi-667.asp?Id=667 de Isabel Coixet y "Después de la Boda" (2006) http://www.decine21.com/Peliculas/Despues-de-la-boda-8742.asp?Id=8742 de Susanne Bier




"Nuestras vidas son los ríos que van a dar en la mar,que es el morir;
allí van los señoríos derechos a se acabar y consumir..."

10 comentarios:

Necronomicón.net dijo...

Saludos Rostam:

Me gustaría dejar unas palabras de Morihei Ueshiba (O Sensei) fundador del Aikido. Son parte de su obra: “EL Arte de la Paz” (está disponible en internet para el que quiera buscar). El Maestro enseña que el auténtico sentido del Bushido (camino del guerrero) se encuentra en la Paz interior del que “ha encontrado”.


“El Arte de la Paz comienza contigo. Trabaja sobre ti mismo y sobre la tarea que hayas seleccionado: cada uno tiene un espíritu que puede ser refinado, un cuerpo que puede ser entrenado de alguna manera y un camino adecuado a seguir. Estás aquí con el único propósito de entender tu divinidad interna y manifestar tu iluminación innata. Promueve la paz en tu propia vida y aplica el Arte de la Paz a todo lo que surja en tu camino.

. Uno no necesita edificios, ni dinero, ni poder, ni estatus, para practicar el Arte de la Paz. El cielo está en el mismo lugar en que te encuentras, y ese es el lugar para entrenarse.”


La vida no es más que un largo entrenamiento (el subrayado es mio).

Aaoiue dijo...

Así es, como lo dice Sensei y como lo han dicho otros sabios. Esa manía de correr, de ir de aquí para allá, cuando siempre está cada cual consigo mismo (sobre todo si está viviendo plenamente), el ajetreo, la velocidad, son formas de violencia.
Saludos a los dos.

ROSTAM dijo...

necronomicón.net Gracias por la oportuna cita de El Arte de la Paz.

El hombre está en busqueda permanente de la felicidad, de la paz, y debe empezar buscándola dentro de sí mismo.

La falta de paz en el mundo es consecuencia del desorden del hombre hacia su fin.

Un saludo

la reina de Ramses dijo...

¿cómo podría entenderse el "arte de la paz" sin el "arte de la guerra"?; el bien sin el mal, el frío sin el calor, al blanco sin el negro, etc.

Con respecto a la muerte, ¿si no elegi venir por qué he de marcharme?. ¿Se me castiga con la muerte por el hecho de haber nacido tal vez contra mi voluntad si hubiera podido expresarla en su momento?.

Un cordial saludo a todos ahora que aún vivo.

Rostam: resignarse ante la muerte, es tanto como admitir que la merecemos.

miquelet dijo...

Siento desilusionarte, pero esa carta de García-Márquez es un bulo. Ya lo desmintió él personalmente diciendo que "Lo que más me puede matar es la vergüenza de que alguien crea que de verdad fui yo quien escribió una cosa tan cursi". En realidad, esa carta fue escrita por el ventrílocuo mexicano Johnny Welch como monólogo de despedida hacia uno de sus muñecos, "el Mofles".
Este es uno e los ejemplos más manifiestos de la capacidad que tiene internet como medio de difusión de noticias y lo fácil que es difundir noticias falsas, con el consiguiente peligro que ello supone.

Salud.

ROSTAM dijo...

aaoiue, amiga mía. La paz es compatible con el ajetreo y la actividad, no es quietismo.

La paz exterior es consecuencia de la interior, de vencer la agitación espiritual, ese tipo de violencia intrínseca del hombre que es el desasosiego que proviene, a mi entender, de la incertidumbre, de no ser capaz de responderse el famoso y esencial "de dónde vengo, a dónde voy, qué hago aquí????"

Paradójicamente la paz se alcanza con violencia. Es una lucha del hombre contra sus tendencias desordenadas que le someten a esclavitud

Un saludo muy afectuoso

ROSTAM dijo...

la reina de Ramses. Como siempre tus comentarios dan un nuevo y sugestivo enfoque al problema.

"Si vis Pax para Bellum" Si quieres la paz prepárate para la guerra.

Efectivamente la paz no se consigue con la postura de loto. Eso relaja mucho, y quizás da una paz momentánea, pero no es "la paz duradera" que todos buscamos.

Para un creyente como soy yo, la muerte es una puerta. No me preocupa lo más mínimo (ahora digo esto luego ya veremos)pero no lo considero una tragedia, incluso puede ser una liberación.

Creo que considerar la muerte como una posibilidad real en cualquier momento, nos ayuda a asimilarla y a prepararnos.

En mi opinión es más difícil de aceptar el sufrimiento propio o ajeno y la separación de los seres queridos.

Los que comprendo que estén agobiados son los que no entienden el sentido de la muerte.

Un saludo muy afectuoso.

ROSTAM dijo...

Miquelet. Tranquilo, no estoy desilusionado, no esperaba grandes cosas de García Márquez a estas alturas.

Como verás en el post sólo pongo que esa carta de despedida se le atribuye a él, pero que daba lo mismo.

También sabía lo de la polémica sobre la autoría, lo del ventrilocuo y los desmentidos que colocan en boca de García Márquez, bastante enfermo para preocuparse de las cosas de este mundo.

El tema del post no era García Márquez sino la preparación de la muerte. De todas formas gracias por tu valiosa aportación.

Salud

Llave tercera dijo...

Desde que nacemos vivimos un continuo e ininterrumpido monólogo interno, una conversación con nosotros mismos en todo momento consciente. Y uno de los principales temas (posíblemente el principal) de ese monólogo que es nuestra vida es nuestra propia muerte.

Científicamente hablando, sin la muerte no existiría la vida compleja. La muerte es una herramienta más del mecanismo de la evolución. Eso no quita que tenga un significado mucho más allá de la pura materia, por supuesto. Yo particularmente pienso que es así, que la conciencia no se acaba con nuestra muerte. Pero aun así, nos pasamos la vida preparándonos para ella. Solo es una parte más del camino. ¡qué grandísimo misterio es la conciencia! Más incluso que la propia vida.

Un saludo, y enhorabuena por los temas que tratas, es un auténtico placer leerlos.

ROSTAM dijo...

LLave Tercera. Qué alegría. Bienvenido.

La muerte es algo natural, objetivo e innegable, que nos afecta a todos, y por tanto es lógico que reflexionemos sobre ella. La conciencia, es la valoración moral que hacemos a continuación.

Nuestro juicio, emitido después de oír a nuestra razón y a nuestra conciencia, es lo que nos diferencia, y por tanto nuestra actitud hacia la muerte; temor,rabia, desesperación, confianza...

De todas formas, para vivir feliz y morir también feliz, la mejor receta es como dice el refrán "los pies en el suelo, y la cabeza en el cielo"

Un placer coincidir contigo, pero cuidate que el estómago es muy traicionero.

Un abrazo