sábado, 13 de marzo de 2010

LENGUAS DE TRAPO

Un niño va en el tren con su madre. Durante 400 Km, el niño se está hurgando en la nariz. El pasajero de al lado, le dice a la madre...-"Es listo ¿Eh?"- "No. no, señor. Es normal".- "No, señora, me refiero al moco".

Los buenos y malos hábitos se aprenden desde muy pequeñitos, y tanto los padres como los educadores tenemos una grave responsabilidad de enseñar correctamente a las criaturas, qué luego crecen... A continuación unos diálogos infantiles.

Rubén, 5 años*
Le pregunta Rubén a su padre.. "Papá, Qué haces cuando vas a la oficina?", y el papá, distraído, "Nada"...y Rubén le vuelve a perguntar "Y cómo sabes que has terminado?"

Alejandro, 5 años*
Alejandro todos los días le quitaba dinero a su padre de la cartera. Un día su padre le pilló y le preguntó: «¿Qué haces? ¿Me estás robando?». Alejandro le respondió: «No lo estoy robando, me lo estoy encontrando». *

Manu, 7 años*
El padre de Manu le hizo una sopa para cenar y le dijo:«Cómetelo, que está muy rico». El niño tomó dos cucharadas y le contestó: «Papi, tú y yo tenemos gustos distintos». *


Juana, 5 años* Un día Juana intentaba ponerse las zapatillas sola, y le preguntó a su madre: «¿Ésta en qué pie va?». Su madre le contestó: «En éste». Y la niña dijo: «Vale. ¡El otro no me lo digas!». *

Mario, 4 años*
Mario estaba hablando un día con su madre sobre lo que quería ser de mayor. Su madre le preguntó: «¿Cómo te gustaría trabajar: de pie, como tu tío Javi, o sentado, como Jordi?». Mario, viendo a su abuelo en el sofá, dijo: «Tumbado, como el abuelo». *




Leo, 5 años*
Leo, un día que estaba muy enfadado porque su madre no le hacía caso, le dijo: «¡Yo nací de tu barriga, sé todo lo que piensas!». *

Eloy, 5 años*
A Eloy lo estaba cuidando una amiga de sus padres. Cuando iban hacia casa, ella le preguntó: «Eloy, ¿tienes frío?». Y él le contestó: «No tengo ni frío ni calor, estoy del tiempo».*

Jairo 3 años*
Un día dijo Jairo: 'Cuando sea mayor, si tengo bigote, me llamaré Paco'*

Carlota 5 años*
Los padres de Carlota se fueron a China de vacaciones, así que ella se quedó con su abuela. Cuando volvieron, lo primero que dijo Carlota nada más verlos fue: 'Ahora tenéis que tener otro niño, y así, en el siguiente viaje, nos vamos los tres y el pequeño es el que se queda cuidando a la abuela'*

Hugo 4 años*
Hugo preguntó a su madre: 'Mamá, ¿cómo salí de tu barriga?'. Y su madre le respondió: 'Pues primero salió la cabeza, después los hombros, luego el cuerpo y al final las piernas'. Y dijo Hugo, asustado: 'Mamá, ¿pero es que salí destrozado?'*

Marta 4 años*
Marta había oído hablar a su hermano mayor de que el hombre venía del mono, así que le preguntó a su madre: 'Tú, mamá, cuando eras mono.. ¿ya llevabas gafas?'*

Tomás 6 años*
Un día Tomás le preguntó a su madre: 'Si quieres ser torero, ¿el toro hay que llevarlo o te lo dan allí?'*

Nacho 6 años*
Una mañana, cuando su madre lo despertó para ir al cole, le dijo Nacho: 'No quiero ir más al colegio. Bórrame'. La madre le contestó: 'Pero si ya no te puedo borrar, tienes que ir todos los días'. Nacho, con cara de asombro,preguntó: '¿Es que me habéis apuntado con boli?'*




Manuel 3 años*
En la escuela infantil a la que va Manuel también hay bebés. Un día estaba mirando cómo uno de 10 meses pasaba las páginas de un cuento mientras balbuceaba sin parar, y le dijo a su profesora: 'No me gusta nada cuando lee en inglés'*

Alan 3 años*
Alan iba con su madre en el metro de Barcelona cuando subió un chico negro. Alan miró a su madre y le dijo emocionado: 'Mira, mamá, ¿quién es?'. Su madre le contestó 'No sé, Alan'. Pero él insistió: 'Que sí, mamá, ¿quién es?'. Alan, al ver que su madre no contestaba, le dijo gritando: '¡¡Mamá!! ¡¡¡Eto'o!!!'*

Marta 3 años*
Una noche, mientras todos dormían, Marta se acercó a la cama de su madre y le dijo: 'Mamá, mamá, he hecho pipi, pero no he tirado de la cadena para no despertarte, ¿vale?'*

Claudia 4 años*
El padre de Claudia se agachó para atarle los zapatos, y la niña, al verle la coronilla sin pelo, exclamó alucinada: '¡Papá, tienes carne en la cabeza!'*



Daniel 5 años*
Daniel estaba demostrándole a su madre que ya sabía deletrear palabras, como 'veterinario' , así que empezó a decir: 'B, e, t'. Su madre le corrigió: 'No, Daniel, B no, V' (uve) . Y el niño respondió: '¡Sí, hombre, uveterinario va a ser!'*

Isaac 4 años*
Isaac iba corriendo, tropezó con su hermanita y la tiró al suelo. Su madre le dijo: 'Isaac, ¿qué le tienes que decir a tu hermana?'. E Isaac respondió: 'Que se aparte'*

David 5 años*
Un día les dijo a sus padres: 'Y vosotros, cuando yo tenga novia, ¿dónde vais a vivir?'

Como dice el refrán "De lo que se come se cría"..En alguna entrada anterior recogí este mágnifico anuncio de la BBC sobre la necesidad de ser ejemplares con los hijos, y predicar con el ejemplo... quizás puede parecer exagerado, pero es mejor prevenir, a la vista de lo que se ve por la calle...

http://www.youtube.com/watch?v=__b8-CNh8s4

Y es que el diálogo entre padres e hijos debe ser constante. Hay que prestarles toda la atención y que la conversación confiada surja desde el primer momento...y desde luego, evitar el legendario "Y que no te fíes ni de tu padre..." porque si no los hijos irán sustituyendo a los padres por los vídeojuegos, la televisión o internet..

No me suelen gustar los vídeos de "golpes" pero el siguiente se sale un poco de lo habitual, requiere saber un poco de inglés, y da la sensación de ser bastante real...A ver si os gusta





En definitiva. Los Padres no nacen, se hacen...y en esta preparación a base de noches en blanco, sonrisas, pañales y lágrimas, toda ayuda es poca. Quizas puede ser útil un libro y una página web, entre tantas que os podéis encontrar...Mucha suerte.

Conversar con niños es una actividad diaria para la mayoría de las personas, y la principal de los profesionales que trabajan con menores. A pesar de ello, apenas se le presta atención al tema durante los cursos de formación que éstos reciben. Mantener conversaciones con niños es el contenido esencial de ¿Me estás escuchando? de Martine F. Delfos. Un práctico manual que describe y analiza las conversaciones en general y trata de orientar al lector sobre cómo deben ser llevadas a cabo, mostrando especial dedicación a las charlas asistenciales y al medio escolar.

En ¿Me estás escuchando? Martine F. Delfos define cómo se pueden mantener conversaciones con niños de cuatro a doce años.

¿Cómo conseguir que nos cuenten lo que les preocupa?

¿Se ha de alternar la conversación con juegos?

¿Qué técnicas son las más adecuadas para cada edad?

¿Cómo calcular la edad mental de un niño?

En la obra se han integrado los resultados de las investigaciones más recientes y se ofrece un modelo conversacional según la edad. Un práctico manual para personas que tratan con niños en educación primaria, desde el profesor hasta el terapeuta...y muy interesante para los padres.



También me ha parecido muy práctica e interesante la siguiente guía infantil para padres...
http://www.guiainfantil.com/educacion/familia/dialogo.htm

2 comentarios:

Max Birrax dijo...

Tú lo has dicho, hay que hacerse padres, y no "coleguillas", porque al final ni serás coleguilla ni serás padre. Creo que ese uno de los grandes problemas que se han dado en las últimas generaciones de padres, ese y la delegación de funciones en cualquiera -profesores sobre todo- antes que en uno mismo. Pero, claro, es más cómodo delegar y, cuando ves que todos ha salido mal, echarle la culpa a los demás. Saludos,

P.S.: Vuelve a salir la dichosa publicidad, grrr...

ROSTAM dijo...

Hola Max,

Completamente de acuerdo. Hay que aprender a ser buenos padres, nos va demasiado en ello, y como todo, requiere esfuerzo y sacrificio.

Desde luego es una labor complicada, pero uno no puede desentenderse y dejar en manos de otro/a/os/as algo tan delicado.

Es una grave responsabilidad y no se puede echar siempre la culpa de todo "a la sociedad". Todo influye, claro, pero lo de mal de muchos consuelo de tontos es más cierto que nunca.

He recomendado alguna guía que puede ser útil pero la clave es la constancia en la atención y fomentar las virtudes en nuestros hijos...la alternativa es el lamento estéril.

Qué asco de publicidad y encima no me llevo nada. Esta vez no sé dónde me la habrán colado...

Un abrazote