miércoles, 28 de enero de 2009

VIDAS POR LOS AIRES



¿Solidaridad o hipocresía? Tanto hablar de paz con el lema "no a la guerra" y sin embargo el secretismo oficial que envuelve el comercio de armas en España, impide conocer la situación real de un mercado muy rentable que destruye vidas... Una actitud hipócrita del que ningún gobierno de la democracia se salva; Por una parte pretenden dar una imagen amable y solidaria y por otra siembran de desolación al mundo, destrozan familias y mutilan vidas.

Es más cómodo mirar para otro lado. ¿Qué pasa con las bombas de racimo que fabrica España?

Hay todavía más de 110 millones de minas sembradas, listas para explotar en 64 países, y 100 millones más permanecen almacenadas.

Según estimaciones de diversas organizaciones, las minas producen en todo el mundo cerca de 1.400 muertes y 780 mutilaciones al mes. La mayoría de las personas que sobreviven a la explosión de una mina quedan traumáticamente mutiladas, perdiendo brazos y piernas, que es lo que se procura porque supone una carga adicional para el enemigo. http://www.icbl.org/tools/banned

Desminar una superficie equivalente a un campo de fútbol, que se siembra de minas en una hora, supone 3 meses de trabajo y en vidas humanas (por cada 5.000 minas neutralizadas 1 persona muere y 2 quedan heridas).






"... Es verdad que la guerra funde nuestras mentes y nos roba los sueños, como se dice en la película Cuentos de la luna pálida de Kenji Mizoguchi.

Es verdad que las armas que circulan por los campos de batalla suelen fabricarse en países desarrollados como el nuestro, que fue un gran exportador de minas en el pasado y que hoy dedica muy poco esfuerzo a la ayuda a las víctimas de la minas y al desminado.

Es verdad que todos los gobiernos españoles desde el inicio de la transición encabezados por los presidentes Adolfo Suarez, Leopoldo Calvo Sotelo, Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero permitieron y permiten las ventas de armas españolas a países con conflictos internos o guerras abiertas.

Es verdad que en la anterior legislatura se ha duplicado la venta de armas españolas al mismo tiempo que el presidente incidía en su mensaje contra la guerra y que hoy fabriquemos cuatro tipos distintos de bombas de racimo cuyo comportamiento en el terreno es similar al de las minas antipersonas.

Es verdad que me siento escandalizado cada vez que me topo con armas españolas en los olvidados campos de batalla del tercer mundo y que me avergüenzo de mis representantes políticos..."


Discurso pronunciado por Gervasio Sánchez (periodista y fotógrafo) durante la pasada entrega de los premios Ortega y Gasset de fotografía por su proyecto "Vidas Minadas" organizada por El País, y que a más de uno se le atragantó el canapé, y han condenado a este formidable fotógrafo al silencio.


El propio Gervasio Sánchez presenta su excelente proyecto en el siguiente vídeo.




Queda mucho por hacer; 42 países que conforman un arsenal de entre 180 y 185 millones de minas siguen sin adherirse al Tratado de Ottawa en 1997. Entre ellos se encuentran tres de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (Estados Unidos, China y Rusia), la mayor parte de Oriente Próximo, la mayoría de las ex repúblicas soviéticas y muchos países asiáticos.

El 'Landmine Monitor' identifica todavía a quince países productores, 110 millones de minas siguen activas y la plantación cada año de alrededor de 2 millones.

Por otro lado, la evolución de la prohibición de las minas antipersona en España ha sido también positiva. España usó por última vez en 1975 minas antipersona, su exportación fue prohibida en 1994 y la producción cesó oficialmente en 1996. En 1998 se aprobó la ley sobre la prohibición total de las minas antipersona y armas de efectos similares, convirtiéndose España en uno de los pocos países del mundo con una ley de estas características.


Debemos felicitarnos por este logro, pero para ganar un poco en coherencia España debe dejar de fabricar otro tipo de armas como las BOMBAS DE RACIMO http://www.stopclustermunitions.org/media/videos/ similares a las que ha usado Israel en Gaza. En la imagen una bomba de racimo que no explotó



Las bombas de racimo contienen un dispositivo que, al abrirse, libera un gran número de pequeñas bombas. Estas sub-municiones causan diferentes daños, como perforar vehículos blindados con su carga explosiva o alcanzar y herir a la mayor cantidad de gente posible con sus fragmentos de metralla o comenzar incendios. Además muchas no estallan en el momento y actúan como minas antipersonas.
http://www.minesactioncanada.org/peoples_treaty/index.cfm?fuse=Videos.Index

El Gobierno de España da la impresión de padecer esquizofrenia; por un lado ratifica la Conferencia de Dublín contra el uso de “bombas de racimo”, y por otro, ocupa uno de los primeros lugares en fabricación y compra de estos mortíferos artefactos. Así, en los últimos cuatro años ha gastado 3,18 millones de euros en “compra y mantenimiento” de bombas de este tipo.

6 comentarios:

Markos dijo...

La doble moral de todos los políticos. Las guerras no son defendibles hasta que se marcan con la etiqueta de vehículo político. O se legitiman en base a lo que convenga. Vale, las armas las fabricas para defenderte...y por qué las vendes fuera como si fueran lacasitos?

Estoy completamente de acuerdo con lo que pones en tu entrada.

El discurso de Gervasio Sánchez, lo conocía ya. Pero sigue siendo igual de conmovedor.

Salu2

ROSTAM dijo...

Hola amigo Markos.

Con los políticos habría que hacer como en Dinamarca; aplicarles el principio de culpabilidad. O al menos de "Sospechosos" mientras no se demuestre lo contrario...se suele acertar bastante.

Menos escuchar sus palabras vacías y más pendientes de lo que hacen para pedirles responsabilidades. Quizás nos irían mejor las cosas.

El comercio de armas es una vergüenza todavía mayor en las hipócritas democracias occidentales.

Me alegra coincidir contigo y un abrazo para Benalmádena.

Isa dijo...

Esto es el cuento de nunca acabar,esto nunca acbará hay muchos intereses por el medio y los politicos solo les interesa llenarse los bolsillos de dinero,no tienen ni ética ni moral,no la conocen.
En fin amigo Rostam esto es un mundo lleno de hipócritas que le vamos hacer,nosotros somos los mas perjudicados y los que menos podemos hacer.

Un besote

Isa

ROSTAM dijo...

Amiga Isa. Cuánta razón tienes.

A lo largo de la historia, siempre ha habido guerras, pero parece que ahora vamos a peor. Más destructivas e inhumanas y el negocio de las armas no conoce límites...

Pero quizás lo peor es la hipocresía con la que gobiernos como el nuestro hacen campaña por la paz, mientras se enriquecen con la guerra.

¿Qué decía Zapatero en "Tengo una pregunta"...? Si recuerdas más o menos...

Zapatero ha insistido en que efectivamente hay una industria armamentística española que exporta armas a diversos países, entre ellos Israel, pero ha precisado que el volumen de ventas a ese país es "insignificante".

En el primer semestre de 2008, según el último informe sobre las exportaciones de armamento remitido por el Gobierno al Congreso, las exportaciones ascendieron a 249,9 millones de euros (un 63,2 por ciento menos que un año antes", y de esa cifra 1,5 millones correspondieron a Israel.


Y luego a manifestarse. Qué bonito y qué falsos son algunos.

Un besote amiga mía.

Josete dijo...

Estupenda entrada, la verdad es que es un problema bastante grave. Ocultado por la mayoría de los gobiernos. Son reacios a las preguntas sobre armamento o venta.
Por cierto con respecto a las minas antipersona que tantas vidas se cobra, estan comenzando a erradicarlas en algunas zonas, el remedio, un simple ratoncillo adiestrado. Te paso el link de la entrada que hice en nuestro proyecto blog.
http://nuestroproyectoblog2.blogspot.com/2008/11/ratas-antiminas.html
Un saludo Rostam

ROSTAM dijo...

Amigo Josete.

Gracias por tu comentario, que viniendo de ti es doblemente apreciado.

Sabía de la existencia de ratas para desactivar minas. El mejor método, por cierto. Sin embargo, por las especiales circustancias de los países minados todo es complejo, lento y caro y las minas siguen cobrándose vidas durante décadas.

Los gobiernos son irresponsables e hipócritas en este tema y no calculan los efectos terribles que causan en varias generaciones.

Un amigo kurdo me contaba que el ejercito turco (también sé que lo hace el israelí) lanzan bombas de racimo con minibombas en forma de muñecos... Diabólico pero el efecto en el ánimo de la población es demoledor. Y al grito de que son terroristas, no pasa nada.

Me parece que lo dijo Plauto, pero es igual..."el hombre es un lobo para el hombre" Homo homini lupus. Qué poco hemos evolucionado en más de dos milenios...

un abrazo